EE.UU. mantiene cerrados más de la mitad de los carriles de la garita de San Ysidro

Las autoridades de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU han cerrado en la madrugada de este lunes los 24 carriles de la garita de San Ysidro, uno de los cruces fronterizos entre Tijuana (México) y San Diego (Estados Unidos). Unas horas después ha reabierto 10, mientras mantenía cerrados más de la mitad. Esta medida puede afectar a miles de residentes mexicanos que utilizan este paso a diario para trabajar o estudiar en EEUU. Según informa la agencia en un comunicado, “se ha suspendido temporalmente el procesamiento de vehículos para los viajeros en dirección norte” para reforzar las medidas de seguridad.

Según reporta el corresponsal de Noticias Telemundo, Edgar Muñoz, tropas del ejército de Estados Unidos movilizaban esta madrugada más alambradas con púas después de cerrar el cruce fronterizo más transitado del mundo. Cada día pasan por esta garita entre 50.000 y 70.000 vehículo.

Según informa la agencia, una vez que se coloquen los nuevos materiales, “CBP reanudará el procesamiento del tráfico de vehículos en dirección norte en carriles seleccionados en el cruce de la frontera. Los carriles de vehículos en dirección sur no se ven afectados”.

Las medidas de seguridad no han dejado de aumentar en los últimos días tras la llegada de la caravana migrante a Tijuana, donde se han asentado cerca de 3,000 migrantes después de más de un mes de camino, y ahora tendrán que esperar varios meses mientras solicitan asilo.

Además, CBP ha suspendido el procesamiento de viajeros peatonales en dirección norte en las instalaciones de San Ysidro Pedestrian East. La agencia apunta que pueden seguir utilizando las instalaciones de Pedestrian West para cruzar en dirección norte.

Esto sucede después de que el domingo, algunos residentes de Tijuana se concentraran para rechazar el asentamiento de los migrantes en la ciudad. El alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, también ha condenado su llegada. Señala que la llegada de la caravana es una “avalancha” que la ciudad no está preparada para soportar. Calcula que estarán en Tijuana por lo menos seis meses mientras presentan su solicitud de asilo. Gastélum ha solicitado al gobierno federal más apoyo para lidiar con el flujo de personas.

El presidente Trump ha utilizado esta declaraciones para volver a condenar a los migrantes. “Del mismo modo, EE. UU. no está preparado para esta invasión y no lo tolerará. Están causando crímenes y grandes problemas en México. ¡Vete a casa!”, ha dicho el presidente de EE.UU este domingo en Twitter.

A pesar del rechazo de algunos locales y de mandatarios, un nuevo grupo de al menos 198 migrantes salvadoreños han cruzado este domingo dos pasos fronterizos que conectan El Salvador con Guatemala y continúan su ruta en caravana hacia Estados Unidos, según ha informado directora general de Migración y Extranjería, Evelyn Marroquín.