Las fuertes lluvias de Los Ángeles han arrasado con terrenos y las calles se han inundado poniendo en peligro a los transeúntes.