Por segunda vez en dos años un grupo de presos de la cárcel de Tecumseh tomaron el control de la parte de máxima seguridad y mataron a dos compañeros de celda.

El gobernador Pete Ricketts se unió a los funcionarios de prisiones para denunciar los asesinatos en la prisión estatal de Tecumseh, asegurando que el sistema penitenciario posee problemas de hacinamiento y que el “cuerpo a cuerpo” que se produjo el jueves no fue precisamente un disturbio.

“La pérdida de vidas fue trágica, pero este es un lugar peligroso” dijo Ricketts al respecto. Agregó además que mientras los internos tomen malas decisiones no queda otra que enfrentarse a este tipo de incidentes.
Scott Frakes, Director de Prisiones del estado, fue contratado por Ricketts hace 25 meses con la finalidad de solucionar los problemas de las cárceles del estado. Dijo que el personal respondió “sin problemas” cuando un informe alrededor de la 1 pm dijo que internos habían iniciado un incendio en un pequeño patio de una vivienda unido a la celda de máxima seguridad.

40 fueron los reclusos que se negaron a regresas a sus celdas, dijo Frakes, el personal salió de la habitación dejando las puertas que conducen a otras unidades cerradas, limitando la perturbación de casi la mitad de la vivienda. El área afectada puede contener hasta 128 reclusos.
Se generaron varios altercados entre los internos y varios incendios iniciados dentro de la unidad de vivienda, activándose los equipos de respuesta de emergencia. A las 4:30 pm se logró ingresar descubriendo a los dos cuerpos de las personas fallecidas.

No se logró identificar en el momento quienes fueron los internos que fallecieron, solo describieron la manera en que fueron asesinados. La causa de la pelea se encuentra bajo investigación y la patrulla del estado de Nebraska se ocupará de los homicidios.

La prisión permanece bloqueada.

Ricketts dijo que las prisiones estatales han sido descuidadas financieramente pro varios años y que hay mucho trabajo por hacer.

La prisión Tecumseh abrió en el año 2001, los turnos del personal son de 12 horas. Que los disturbios provoquen muertes es sin duda una señal de que el estado debe echar un vistazo a las medidas aplicadas, ya que al parecer no han dado los resultados esperados.

Los cambios previstos estaban destinados a terminar con el hacinamiento, la falta de personal y mejorar los programas de rehabilitación.

Koebernick dijo la noche del jueves que planea una “investigación completa” sobre las circunstancias del suceso.
Ningún miembro del personal resultó herido y no se utilizó violencia física contra los presos. Todas las lesiones y las muertes fueron causadas por los internos, de acuerdo con los funcionarios de prisiones.

Equipos de de soldados, vestidos con equipo antimotines negro, fueron vistos entrando a la prisión para unirse a los funcionarios de prisión, usaron cascos protectores faciales similares y chalecos antibalas.

Hola Nebraska