Daniel Shaw y Willoughby Owen son dos cazadores de tormentas que han arriesgado sus vidas para obtener las imágenes más impresionantes de la fuerza de la naturaleza. Uno de ellos estuvo muy cerca de la muerte cuando, en 2013, logró tomar fotografías del peor tornado que se ha registrado en los Estados Unidos.

Shaw, residente de Sídney, Australia, se encontraba atrapado en su automóvil con un semirremolque volteado cuando el tornado El Reno, en Oklahoma, estuvo a punto de acabar con su vida.

“Fue, sin duda, una de las experiencias más aterradoras de mi vida. Estaba esperando morir, me quedé atrapado contra un semirremolque esperando a que el tornado me levantara y me arrojara”, señaló Shaw al sitio Daily Mail.

Desde muy pequeños, las tormentas han sido la pasión de los dos amigos, que ahora viajan anualmente a los Estados Unidos para experimentar los tornados más peligrosos de primera mano.

“Le decimos a Australia ‘el país con suerte’, pero no creo que entendamos cuánta suerte tenemos de poder despertar cada mañana y saber que nuestra casa no terminó en otro estado”, señaló el fotógrafo.

Por su parte, Owen apuntó que, a pesar de su experiencia, algunas tormentas los pueden tomar desprevenidos y al mismo tiempo dejarlos maravillados.

“Te preguntas a ti mismo: ‘¿Esto es real?’. Esto es para lo que te has preparado, lo que has esperado años y años, y está pasando enfrente de ti, pasa en cuestión de cinco minutos”, dijo al sitio de internet.