El hijo mayor del presidente Donald Trump que lleva su mismo nombre, dio a conocer el día de hoy una serie de emails en los que discute la posibilidad de recibir información perjudicial sobre Hillary Clinton.

Esto se produjo en plena campaña presidencial, Donald Trump Jr. se justificó diciendo que lo hizo para ser “totalmente transparente”. El hijo del magnate se reunió el año pasado con una abogada rusa en la Trump Tower de Nueva York enviada por el entorno de Kremlin. De acuerdo con los correos intercambiados con el publicista musical Rob Goldstone, el joven Trump recibió información que el gobierno ruso tenía y que podría “incriminar” a Clinton y sus acuerdos con Rusia.

Goldstone, en su rol de interlocutor, le escribió a Trump Jr. el 3 de junio para decirle que había personas en Rusia que tenían “documentos oficiales e información que podía comprometer a Hillary” y que ello podía ser “muy útil” para su padre.

De acuerdo con el publicista y ex periodista de tabloides británicos, la información era “de muy alto nivel y muy sensible, pero es parte del apoyo de Rusia y de su gobierno al señor Trump”.

Trump Jr. respondió dicho correo diciendo que le “encantaría” tener acceso a esos datos. Inicialmente el empresario pretendía agendar una entrevista telefónica, pero Goldstone le sugirió un contacto directo con el empresario ruso Emin Agalarov.

Finalmente, el 9 de junio se realizó la reunión con una abogada rusa, Natalia Veselnitskaya, en una oficina de la Trump Tower, en la que también participaron el yerno del entonces candidato, Jared Kushner -actual consejero presidencial- y el asesor de la campaña republicana Paul Manafort.

En la declaración publicada hoy en Twitter, Trump Jr. afirmó que la abogada “no tenía información para proporcionar y quería hablar sobre la política de adopción” de niños rusos por parte de familias estadounidenses.

Por su parte, la abogada Natalia Veselnitskaya dio a conocer en una entrevista con la cadena NBC que recibió una llamada telefónica de un hombre al que no conocía y se le dijo que se reuniera con Trump hijo pero aseguró que no tenía datos sobre la campaña de Clinton y que jamás trabajó para el gobierno ruso.

“Yo sólo sabía que Donald Trump hijo estaba dispuesto a reunirse conmigo”, dijo por intermedio de un traductor. Acerca de Clinton comentó: “Es muy posible que tal vez buscaran información. Realmente la querían”.

La entrevista había sido la primera declaración pública de Veselnitskaya desde que Donald Trump reconoció que aceptó la reunión con la esperanza de obtener información sobre Clinton, la oponente demócrata de su padre en las elecciones.

Ayer, tras las revelaciones de Trump Jr. twiteó “Evidentemente soy la primera persona en una campaña que hace una reunión para recibir información sobre un oponente… no fue a ninguna parte pero tenía que escuchar”.

Las circunstancias que rodearon la reunión, generaron nuevos interrogantes acerca de los posibles lazos de la campaña Trump con Moscú, que son investigados por una comisión federal y varias comisiones legislativas, y es conocido como Rusiagate.

Hola Nebraska