César Hernández fue notificado de que será deportado en breve; tanto su hija, Rosa María Hernández, como su esposa están desesperadas