Grupos de defensa de los derechos civiles han denunciado que el nuevo servicio de mensajería infantil de Facebook viola la ley federal porque recopila información de los menores sin permiso de los padres.

La organización CCFC y otros 17 grupos han instado este miércoles a la Comisión Federal de Comercio que investigue la aplicación Messenger Kids, lanzada por Facebook en diciembre, por violar presuntamente la ley de protección de la privacidad de menores en internet (COPPA, en inglés).

Aseguran que la aplicación no se asegura de que las personas que configuran la cuenta y dan consentimiento para que Facebook use los datos del menor sean realmente sus padres. Así, cualquier podría crear una cuenta ficticia y aprobar la cuenta de un menor sin ni siquiera probar su edad o identidad.

Facebook ha asegurado que aún no ha podido examinar esta queja, pero ha añadido que no publica anuncios en esa aplicación ni recopila información con fines comerciales. Las organizaciones denunciantes replican que Facebook se ha reservado el derecho de entregar esa información a otras empresas para que hagan un uso comercial de ella.

Messenger Kids funciona en el sistema operativo de Apple y Android, y en aparatos de Amazon, y está destinado a niños menores de 13 años, que técnicamente no estarían autorizados a usar la aplicación regular de Messenger (aunque muchos lo hacen).