La decisión de los jóvenes de EEUU de salir a votar en estas elecciones de medio término es una gran incógnita aunque también se ha convertido en la esperanza tanto de demócratas como republicanos para agregar más votos a sus huestes.

Un total de 800,000 jóvenes más se registraron para votar en comparación con los comicios presidenciales del 2016, pero el hecho de que haya aumentado la cifra de los que pueden ejercer este derecho, no implica que hoy acudan a las urnas. De hecho, no un gran porcentaje de este grupo, conocido como los milenials, decidieron sufragar por adelantado, tal y como dijo a Telemundo Jorge Silva, de la organización Latino Victory Fund.

Por ese motivo, ambas formaciones políticas han puesto un gran esfuerzo en persuadirlos para que hoy emitan su voto. Una de las campañas más sonadas en ese sentido fue la que mostraba a personas de la tercera edad burlándose de los jóvenes porque no salen a votar.

 

La falta de unidad que se respira en los últimos tiempos en EEUU podría ser el detonante para que los milenials se apresten a acudir a las urnas. Para el estudiante universitario Gabriel Guriel, ahora es el momento de estar más unidos que nunca y por eso está convencido que hay que salir a votar.

Entre las prioridades de los jóvenes destacan la educación, si van a encontrar empleo que acaben sus estudios, la salud y inmigración. Este último asunto ha sido el baluarte del presicdente Donald Trump para persuadir a los votantes a que sufraguen por los republicanos.

pero llegado el día D de las elecciones, anora no queda más que esperar a que las urnas arrojen sus resultados impulsadas o no por el voto de los jóvenes