Cuatro de cada cinco adolescentes en el mundo son demasiado sedentarios. La tecnología es una de las razones

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que niños y jóvenes hagan al menos una hora al día de actividad física diaria. Pero cuatro de cada cinco adolescentes en el mundo no cumplen con esta indicación, según el mayor estudio sobre el tema realizado hasta la fecha, realizado por investigadores de esta entidad y publicado este viernes.

Una de las razones, según indican, es que la “revolución tecnológica” de la sociedad actual hace que los jóvenes pasen cada vez más tiempo de forma sedentaria, por ejemplo con videojuegos u otras actividades electrónicas. Las chicas son más perjudicadas que los chicos por esta falta de movimiento físico suficiente.

Cuando habla de “actividad física”, la OMS no se refiere solo a ejercicio deportivo organizado; también habla de “desplazamientos” (por ejemplo de casa a la escuela o al revés),“juegos” u otros momentos recreativos.

Sin embargo, más de un 80% de los adolescentes entre los 11 y los 17 años no llegan a respetar el mínimo de una hora al día con alguna combinación de actividades de este tipo y de intensidad entre “moderada y vigorosa”, según el nuevo estudio de la organización internacional.

La investigación, publicada en la revista The Lancet, se realizó con una muestra de 1,6 millones de jóvenes de 146 países y en un periodo de observaciones y recogida de datos de 15 años, entre 2001 y 2015: nunca antes se había hecho una tan amplia sobre el argumento de la actividad deportiva entre adolescentes.

Sus resultados, indican las autoras del estudio, ponen de evidencia la “necesidad de adoptar medidas urgentes para incrementar los niveles de actividad física” entre niñas y niños en esas edades. “Hay que alentar a los responsables políticos y otras partes interesadas para que actúen inmediatamente en pro de la salud de los jóvenes de esta generación y las que vendrán en el futuro», asegura en un comunicado una de ellas, Fiona Bull.

Posibles causas de esta tendencia negativas

Las chicas tienden a ser más sedentarias que los chicos: el porcentaje de jóvenes de género femenino que no cumplen con las recomendaciones de la OMS es de un 85%, frente a un 78% de ellos. Y es más: en 2001, cuando se empezó el estudio, la brecha de género era menor, ya que el porcentaje de niñas y niños que no practicaban suficiente actividad físice se colocaba en un 85% y 80%, respectivamente. Es decir, para los chicos la situación ha mejorado, para las chicas no.

En ambos sexos, una de las razones que explican esta falta generalizada de ejercicio es, según Leanna Riley, coautora del estudio, una revolución tecnológica que “anima a estar más tiempo sentado, ser menos activos en general, jugar más con aparatos digitales, conducir más y andar menos”.

En el caso de ellas, un factor que influye particularmente son las preocupaciones por la seguridad de hacer ejercicio en el exterior, por ejemplo, a la hora de ir caminando o en bicicleta a la escuela.

“Hay una clara tendencia de incremento de la violencia, tanto hacia los adolescentes como en general, lo que provoca que por ejemplo la gente que sale de noche corra un mayor riesgo”, subrayó otra de las autoras, Regina Guthold, quien también señaló como factor de peligro los mayores flujos de tráfico en las ciudades.

Otra de las razones que explican las mayores dificultades para cumplir con las recomendaciones de la OMS entre las niñas son las cuestiones culturales, como la falta de programas de fomento del deporte entre ellas o la escasez de instalaciones adecuadas (por ejemplo, vestuarios separados en instalaciones deportivas).

Una ulterior explicación es que los jóvenes están cada vez más incitados a estudiar, según Guthold. La investigadora anima por lo tanto a los profesores a favorecer el desplazamiento diario de los alumnos “de manera lúdica”, y a la escuela en general a fomentar las prácticas deportivas.

Datos mejores en EEUU

EEUU es uno de los países, que dentro de la situación de alerta lanzada por el estudio, pueden sacar también conclusiones positivas.

En este país, si bien los jóvenes que no practican suficiente actividad física siguen siendo la mayoría (un 64%), este porcentaje se ha reducido significativamente a lo largo de los 15 años examinados, ya que en 2001 estaba en un 71%.

Este resultado puede ser fruto de “una buena educación física en las escuelas, una amplia difusión de los deportes en los medios de comunicación y una buena oferta de clubes deportivos (en deportes como el hockey sobre hielo, el fútbol americano, el baloncesto o el béisbol)”, según la OMS. Tendencias parecidas se han observado en países como la India, Bangladesh e Irlanda.

La investigación no calcula efectos directos entre la falta de actividad física la el sobrepeso u obesidad, problemas de salud que se han extendido de forma considerable en las últimas décadas y afectan a más de 340 millones de niños y adolescentes, según la OMS.

Sin embargo, sí subraya que la práctica de ejercicio durante la juventud tiene obvios efectos positivos en el peso, la actividad cardiorrespiratoria y muscular o el metabolismo.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter