OMAHA, Nebraska. – Los temores de los inmigrantes por la violencia física y la pérdida de la libertad de expresión tomaron el centro del escenario durante una reunión política el fin de semana en Omaha.

“Ni siquiera podía concebir que en el mundo en el que vivimos, estaría preocupada por nuestra libertad básica, como la libertad de expresión o la libertad de prensa”, dijo la conferencista Katie Weitz. “Donde nuestra seguridad física como mujeres, personas de color, y  los inmigrantes son abiertamente amenazados a la luz del día. O que por la noche me preocuparé  por una posible guerra nucleaer”.

Y Weitz estuvo presente en la segunda convención política bienal del Heartland Worker Center.

“Creo que comienza con nosotros dando un ejemplo a nuestros niños para que puedan verlo”, dijo la concejal de Schuyler Barbara Raya.

Roger García dice que la comunicación es la clave:

“Lo más importante es que los funcionarios electos como yo o en la oficina comiencen a escuchar a la comunidad”.

Delegados de comunidades como Schuyler, la ciudad de Nebraska City y otras en todo el estado asistieron al evento y muchos sienten que incluso después de años de logros, aún queda mucho por hacer.

“Tenemos que escuchar a los electores y saber lo que necesitan y ayudarlos dirigiéndolos o apuntando en la dirección correcta”, dijo la delegada de Schuyler, Gisela Chavez.

Hola Nebraska