Declaraciones del presidente Trump indican que las familias inmigrantes que ingresan al país, seguirán siendo separadas.