Celia Barquín, de 22 años, estudiaba y practicaba su deporte en una universidad de Iowa, cuando fue asesinada a puñaladas por Collin Daniel Richards