Omaha tiene un montón de lugares en donde disfrutar de deliciosos helados. Pero Coneflower es sin duda uno de los más elegidos, está ofreciendo ahora nuevos sabores, creativos y realmente sabrosos. En este intento de acercamiento de la “granja al cono” toda la leche y crema utilizadas en los helados son locales, también sus coberturas son de fabricación casera.

El dueño y chef Brian Langbehn y la pastelera Katie Arant son nativos de Omaha, decidieron reunirse y emprender su negocio cuando trabajaban en el 801 Chophouse hace años, como una especie de deseo habían decidido “algún día” abrir una tienda dirigida por el chef de Omaha y donde Arant pudiera demostrar su pasión por la pastelería. Arant partió hacia California y Langbehn se quedó en Omaha.

El hoy dueño de la heladería, convenció a Arant de volver a Nebraska y juntos abrieron la pequeña tienda, haciendo todos sus productos desde cero, desde el helado hasta los conos y galletas.

La fruta en el helado es traída por los vendedores locales – Langbehn escogió las fresas por sí mismo para el helado de la fresa – y la leche viene de uno de dos lecherías locales.

Ese compromiso de tiempo y cuidado muestra el esmero de ambos por que los sabores sean únicos, creativos y originales.”Queremos ofrecer sabores que nadie haya probado antes y que realmente sepan bien.”

El helado de café Archetype, hecho con una mezcla especial de la tienda al otro lado de la calle, tenía una profundidad cremosa, no muy lejos del mejor cappuccino, pero con el puñetazo de un disparo perfectamente ejecutado espresso.

El sabor cookies and cream está lleno de grandes trozos de galleta – no hay migas aquí – y el chip de menta está hecho con hierbas frescas de orgánicos Squeaky Green.

El caramelo salado jugado con el ahora clásico dulce-salado no escatima en el último. El helado de té verde de Matcha tenía una hierba refrescante.

La consistencia del helado, sin importar el sabor, es perfecta: cremosa y rica, sólo un toque elástico, no demasiado duro ni blando. Los sabores cambian con la temporada,  algunos clásicos siempre están en el menú. Entre sus coberturas y salsas podemos encontrar la crema batida, asperja, graham crumble, brownie, cereza amarena, dulce caliente, compota de fruta de estación, crema batida de coco (vegano) y caramelo salado.

También se puede conseguir allí un delicioso sándwich de helado, hecho con dos cálidas galletas caseras rellenas de trozos de chocolate, una cucharada de rico chocolate negro y cremosa vainilla de la casa. Si tienes ganas de comer algo dulce y quieres darte un gusto, esta es la mejor manera de hacerlo.

Coneflower utiliza una generosa cantidad de su crema de helado de vainilla (sin chocolate), hot fudge hecho en casa que es delicioso, cáscaras españolas con sal y un remolino de crema batida. Creando una versión encantadora del Tin Roof Sundae.

Esta particular heladería de Omaha deleita cada día a más personas con sus particulares y exquisitos sabores, también han recibido muchos consejos sobre otros sabores que pueden agregar. Pero por el momento han decidido seguir con sus 22 sabores y están pensando en elevar la cantidad.

Para conocer más o saber su menú puede visitar su sitio web AQUI.

Hola Nebraska