Cómo tramitar la green card y la ciudadanía más fácil

Más de un millón de personas han usado las herramientas informáticas del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) para acelerar sus trámites migratorios, según ha informado el diario Miami Herald.

Dos de cada tres lo han hecho para obtener su green card, mientras que el resto ha aplicado de esta manera a la ciudadanía. California, Texas y Florida son los tres estados donde mayor número de aplicaciones de naturalización se ha tramitado electrónicamente.

La agencia federal anunció hace meses un programa de modernización informática tras haber recibido fuertes críticas sobre la lentitud de sus trámites. Se une a ello que el endurecimiento de la política migratoria ordenado por el presidente, Donald Trump, ha acrecentado la carga de trabajo.

USCIS asegura que la tramitación informática simplifica el pago de tasas, es una forma segura de enviar información y revisar el estado de las aplicaciones, permite su uso en teléfonos celulares, y habilita para modificar más fácilmente los datos personales.

Además, permite enviar documentos en una sola operación, revisar todo el historial de interacciones y responder a las dudas de forma organizada.

Éstos son los formularios disponibles en la actualidad para su procesamiento informático:

 

▪ I-90, Aplicación para sustituir una tarjeta de residente

▪ N-336, Petición de audiencia en un proceso de naturalización

▪ N-400, Aplicación de naturalización

▪ N-565, Aplicación para sustituir un documento de ciudadanía

▪ N-600, Aplicación para un certificado de ciudadanía

▪ N-600K, Aplicación de ciudadanía y para certificado bajo la sección 322

▪ G-28, Aviso de entrada para aparecer como abajo o representante acreditado

 

USCIS planea reducir además de forma significativa su presencia en otros países, una iniciativa que podría retrasar la concesión de visados y los procesos de ciudadanía.

La agencia cuenta con más de un veintena de oficinas en el extranjero, en las que presta asistencia a estadounidenses que quieren traer a sus familiares al país, procesan peticiones de refugiados o aplicaciones de ciudadanía, y ayudan en procedimientos de adopción, entre otras labores.

Además, vigilan que no se produzcan fraudes en la obtención de visados, y asisten a otros funcionarios estadounidenses en el extranjero sobre asuntos migratorios.

“El cambio puede ser difícil y causar consternación”, comunicó al día siguiente el director de USCIS, Francis Cissna, a todos los empleados, pero “será una transición tan suave como sea posible”.

USCIS tiene oficinas en la República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Haití, México (en Ciudad Juárez, Monterrey, y en la capital), Perú, China (en Pekín y Guangzhou), India, Filipinas, Corea del Sur, Tailandia, Alemania, Ghana, Grecia, Italia, Jordania, Kenia, África del Sur y Reino Unido.

Además, desde hace meses está en vigor una directiva que convierte en mucho más complicado lograr un visado para residir y trabajar en Estados Unidos.

La nueva política le permite denegar las aplicaciones que estén incompletas o contengan errores sin informar antes a los candidatos para que solventen los fallos. Esto afecta sobre todo a aquellos inmigrantes cuyos expedientes requieren de muchos documentos.

Los inmigrantes se enfrentan ahora a “trampas” incluso aunque estén residiendo y trabajando legalmente en el país, pudiendo ser deportados sólo porque su abogado cometa un pequeño error administrativo, según señala el activista migratorio Todd Schulte.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter