Cómo evitar la contaminación por bacterias en tu cocina y sus peligros

Es posible que no lo sepas, pero tu cocina puede ser una gran fuente de enfermedades, si no tomas ciertas precauciones al momento de manipular los ingredientes cuando cocinas.Esto es lo que necesitas saber y cómo prevenirlo.

 

Al momento de preparar algún platillo, es necesario manipular diversos tipos de ingredientes, lo que puede ocasionar un fenómeno llamado contaminación cruzada. Esto quiere decir que los contaminantes de algún alimento pueden trasmitirse a otro, si no se toman las debidas precauciones, según el sitio Infobae.

Una de las principales fuentes de microorganismos peligrosos es la carne cruda, ya que es uno de los alimentos que nunca debes consumir crudos, pero estos contaminantes pueden eliminarse con la correcta cocción.

El problema radica en que la preparación de un platillo involucra otros elementos como materiales, superficies, utensilios y otros ingredientes, que podrían entrar en contacto con los contaminantes e infectar a los alimentos limpios, lo que provocaría daños graves a la salud.

También pueden influir otros factores como la transportación o el almacenamiento de los alimentos, ya que, al colocarse juntos, las bacterias, hongos, virus y otros contaminantes podrían pasar de unos a otros.

Pero no sólo eso, la contaminación cruzada puede perjudicarte de maneras distintas, ya que la manipulación de diversos ingredientes con los mismos utensilios y recipientes, así como en las mismas superficies pueden afectar el sabor y la sazón de tus platillos.

Además, esto también puede representar un peligro para las personas alérgicas a algunos alimentos, ingredientes o sustancias.

¿Cuáles son los riesgos?

La ingestión de alimentos contaminados puede derivar en diversas enfermedades, cuyo riesgo puede variar, de acuerdo con el contaminante. Algunas de las afecciones más comunes se relacionan con problemas gastrointestinales, como la salmonela.

Sin embargo, otras enfermedades  pueden llegar a ser muy graves y provocar severos daños a la salud e incluso la muerte, como la vibriosis, una infección bacteriana que relaciona con el consumo de mariscos crudos y es potencialmente mortal.

Los contaminantes que afectan la integridad de los alimentos pueden ser de muchos tipos, como bacterias, virus, hongos o parásitos, pero también pueden tratarse de agentes químicos, como toxinas, venenos o restos de fertilizantes, de acuerdo con Infobae.

Estas enfermedades suelen atacar a los más vulnerables del hogar, por ejemplo, a los niños pequeños y a los adultos mayores. Por esas razones, es necesario tomar medidas para verificar que, tanto los insumos como los materiales, e incluso, el proceso de preparación de tus alimentos, son garantía de higiene y seguridad para tu salud y la de tus seres queridos.

¿Qué precauciones es necesario tomar?

El secreto para evitar cualquier tipo de bacteria o virus siempre es muy simple: la limpieza, por ello, aquí te decimos cuáles son los aspectos de debes cuidar al cocinar, para proteger tu salud y la de tu familia.

En primer lugar, es importante no mezclar los alimentos que se consumen sin preparación previa con los alimentos que requieren lavarse o cocerse. Esto, tanto al hacer las compras como al almacenarlos.

Al trasportar y almacenar tus comestibles, debes distribuirlos de tal manera que evites que aquellos alimentos que puedan contaminar a otros entren en contacto con los alimentos limpios.

Puedes usar recipientes herméticos específicos para distintos alimentos, con la finalidad de no tener mezclas indeseables en tu refrigerador. Por ejemplo, usa contenedores de vidrio para guardar la carne y evitar que sus líquidos contaminen otros alimentos.

Tampoco debes mezclar alimentos como la carne y las verduras frescas en el congelador, son alimentos que no deben congelarse, ya que esto arruina su sabor y podría hacer que se descompongan.

Debes evitar que las superficies en las que preparas tus alimentos, como las mesas o la barra de la cocina, entren en contacto con objetos ajenos a los comestibles, pues podrían ser agentes contaminantes.

Asegúrate de  lavar muy bien los materiales y los ingredientes que utilizarás en tus platillos con agua limpia y jabón, especialmente los alimentos que consumirás crudos, como las verduras y frutas.

La higiene personal es muy importante a la hora de preparar alimentos, por lo que debes mantenerte impecable. Además de que no es recomendable cocinar si se tiene alguna enfermedad que pudiera ser contagiosa o alguna herida que pueda entrar en contacto con los alimentos.

Además, no debes olvidar lavar muy bien tus manos antes de empezar a cocinar, y entre la manipulación de un producto y otro. Asimismo, debes lavar y desinfectar los utensilios necesarios, como cuchillos, cucharas o tablas de picar, al alternar entre alimentos crudos y cocidos.

Después de la preparación de tus alimentos, debes procurar limpiar muy bien las superficies, los materiales y utensilios, así como los trastes y recipientes que usaste. Si utilizas trapos de cocina para limpiar, asegúrate de lavarlos y desinfectarlos, para que no sean un foco de infección.

Por último, es necesario evitar que los productos de químicos de desinfección y limpieza entren en contacto con tus alimentos, para prevenir una intoxicación.

Ahora ya lo sabes, la higine adecuada es la clave para mantener a las bacterias lejos de tu cocina y de los que más quieres.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter