Con una campaña federal contra los inmigrantes indocumentados, para esparcir el miedo entre las comunidades inmigrantes de la Ciudad de Nueva York, el alcalde Bill de Blasio indicó el 23 de marzo que las escuelas impedirán la entrada a los oficiales de inmigración a menos que tengan una orden firmada por un juez.

De Blasio indicó que la política como parte de la expansión es de orientación a inmigrantes y apoyo a las escuelas públicas y las familias: “La urgencia que todos sentimos es porque las políticas que retoman en  Washington violan nuestros valores”, dijo en una conferencia de prensa. “Nuestro sistema escolar tiene una responsabilidad especial no sólo para educar a nuestros hijos, sino también el objetivo de protegerlos”, concluyó.

Dirigiéndose a los padres inmigrantes, dijo que “el mejor lugar para enviar a sus hijos para vivir el día a día es la escuela.” Al tiempo, destaca que ningún oficial de inmigración ha tratado de entrar en una escuela de la ciudad hasta la fecha.

El protocolo para el manejo del DOE (New York City Department of Education) por cualquier incidente, será inmediato y los oficiales de seguridad escolar no permitirán que el ICE entre en un edificio de la escuela a menos que tengan una orden firmada por un juez. En el caso de una orden, se requerirá que los agentes federales deban esperar fuera del edificio de la escuela, mientras que empleados escolares consultan con los abogados de la ciudad.

El Departamento de Educación, que registra el estado migratorio de los estudiantes, no va a compartir información del estudiante con cualquier agente de inmigración a menos que sea requerido por la ley, dijo el alcalde.

La ciudad está realizando talleres en las escuelas para enseñar a los estudiantes, padres y personal sobre los derechos de los inmigrantes neoyorquinos. Las sesiones de información se llevarán antes, durante y después de las horas de clase, sobre los servicios de la ciudad, la seguridad y el programa de prevención de deportación.

“Los maestros y el resto de la comunidad escolar trabajarán conjuntamente para asegurar que los derechos de los niños estén protegidos”, dijo el presidente de la UFT Michael Mulgrew.

El alcalde presentó estos reglamentos, como parte de un “día nacional de Acción de Inmigración” que en 60 ciudades dio a conocer políticas similares, para sus sistemas escolares.