Chupones de miel son dañinos.

Los chupones que usan sus bebés pueden ser perjudiciales para su salud.