La española Celia Barquín, de 22 años, era estudiante de la Universidad de Iowa.

La joven estudiaba Ingeniería Civil tras recibir una beca por medio del golf, deporte del cual era una gran promesa.

Nacida en Puente San Miguel, Cantabria, norte de España, Barquín fue nombrada deportista femenina del año en la Universidad del Estado de Iowa.

El día de su muerte, la muchacha se encontraba entrenando sola en el campo de golf de la ciudad de Ames, a donde acudía a diario.

Su bolsa de palos abandonada fue lo que llamó la atención de otros deportistas, que alertaron a las autoridades.

El cuerpo sin vida de Barquín fue hallado el lunes 17 de septiembre del 2018 por la policía en el campo de golf Coldwater, cerca de donde estaban sus pertenencias.

El comandante de la Policía de Ames, Geoff Huff, dio este martes una rueda de prensa en la que ofreció detalles sobre el suceso, cuya “investigación está abierta”.

Huff dijo que los restos de Barquín fueron hallados en un estanque del campo de golf con varias puñaladas en la cabeza, el cuello y el torso.

El cadáver de la española se encontraba a “distancia” de su bolsa de golf, pero no concretó cuánta por motivos relacionados con la investigación. Huff no precisó si Barquín sufrió algún tipo de agresión sexual.

Huff no se pronunció sobre la posibilidad de que se le imputen nuevos cargos.

La mañana del martes 18 de septiembre, Richards compareció ante un juez de una corte del estado de Iowa.

Se le impuso una fianza de $5 millones en efectivo y fijó una audiencia preliminar para el 28 de septiembre.

En el momento del arresto, el sospechoso presentaba arañazos en el rostro que podrían implicar que hubo un forcejeo, indicó Huff.

Durante el interrogatorio, Richards detalló que antes de ser detenido estuvo el lunes por la mañana con una persona en una residencia cercana.

Esa persona fue más tarde interrogada por los agentes a los que precisó que el sospechoso había acudido a su vivienda cubierto de sangre, agua y arena, y que al verlo así le ofreció que se lavara allí. En la foto, familiares y conocidos de la víctima protestaron ante las autoridades de la localidad de Puente San Miguel, en España, pidiendo justicia por la muchacha.

La policía encontró en el lugar una mochila que supuestamente había llevado el presunto asesino. En la foto, Adrián Barquín, hermano de la víctima.

Y de la que se había desecho antes de entrar en contacto con los agentes, además de un cuchillo con restos de sangre, relató Huff.

Huff aseguró que el presunto autor de los hechos había expresado en los últimos días a otra persona que quería violar a una mujer. En la foto, familiares y conocidos de la víctima protestaron ante las autoridades de la localidad de Puente San Miguel, en España, pidiendo justicia por la muchacha.

“La policía encontró a otro individuo que habló de otro sujeto (Richards) que vivía en el bosque que había comunicado que tenía necesidad de violar y matar a una mujer”.

Según la policía, el sospechoso comunicó esas intenciones a una persona con la que compartía “residencia temporal”.

Consistente en dos tiendas de campaña cercanas al campo de golf, durante un paseo por esa zona donde posteriormente fue asesinada Barquín.

Por el momento, las autoridades no han descubierto ninguna relación entre el supuesto asesino y la joven española.

“Habíamos tenido encontronazos con él en el pasado, pero no tengo detalles sobre antecedentes criminales o cuántas veces tuvimos esas altercados con él”, comentó Huff sobre el historial del acusado.

El comandante también señaló que por ahora no pueden informar del móvil del asesinato.

Y están analizando videos grabados por testigos en el lugar de los hechos.