Estando a dos semanas para que lleguen los primeros pacientes, el nuevo Centro de Cáncer Fred & Pamela Buffett, la semana pasada, estaba repleto de enfermeras y otros proveedores de atención médica que recibíran a los nuevos pacientes.

Un grupo se reunió en el centro de infusión, donde los pacientes con cáncer recibirán quimioterapia y otros tratamientos. La directora de enfermería Ellie Stull explicó que el equipo estaba caminando por escenarios de “una nueva vida”, practicando para los futuros pacientes.

Cuando lleguen a partir del 5 de junio encontrarán una movilidad y diseño seleccionado por otros pacientes con cáncer, desde las sillas de infusión calentadas con masajes, que harán su estadía cómoda y colchones de espuma para a mantener a los pacientes cómodos durante el tratamiento que pueden extenderse hasta 10 horas.

“Nos dijeron lo que les gustaba y no le gustaba“, dijo Stull. Su personal, también, está entusiasmado con el traslado al nuevo centro de cáncer, con sus amplias habitaciones y servicios adicionales. El centro de tratamiento estará abierto las 24 horas del día, los 365 días del año, para que los pacientes puedan recibir tratamientos los fines de semana y después del trabajo, una opción que se vuelve más factible a medida que el tratamiento cambia a compuestos con menos efectos secundarios.

El centro de cáncer de 323 millones de dólares, una empresa conjunta entre el Centro Médico de la Universidad de Nebraska y el socio clínico Nebraska Medicine, reunirá bajo un mismo techo todas las funciones relacionadas con la investigación del cáncer, pacientes externos e internados.

El Dr. Kenneth Cowan, director del centro, describe el centro de 615,000 pies cuadrados, como un centro de cáncer totalmente integrado, diseñado específicamente para reunir a pacientes, médicos e investigadores en casi todos los turnos con el fin de generar nuevas ideas para el cuidado y el tratamiento.

“Todos estamos trabajando juntos y enfocando todos nuestros esfuerzos para encontrar esperanza para cada paciente con cáncer”, dijo. Cowan, quien trabajó previamente en un edificio basado en un concepto similar aunque con 50 años de edad en ese momento en los Institutos Nacionales de Salud de Bethesda, Maryland. El Centro Clínico, conocido como Edificio 10, combinó un hospital de 250 camas con laboratorios para médicos y científicos.

“Trabajar juntos y mezclarnos con los pacientes y sus familias en la cafetería le dio a todos el sentido de que su trabajo tenía significado en ayudar a los pacientes”, dijo Cowan, que ha estado en la UNMC desde 1999. Funcionarios universitarios reconocieron que necesitaban una nueva instalación hace unos 10 años, dijo. Comenzaron a estudiar la integración con los funcionarios del hospital para averiguar cómo lograrlo.

El resultado es el proyecto más grande en la historia de la universidad y la asociación público-privada, más grande en décadas de Nebraska, combinando US$50 millones en dinero del estado, US$35 millones de la ciudad de Omaha y US$5 millones del condado de Douglas. El resto de la financiación se recaudó en privado.

La instalación se nombra en reconocimiento de un regalo de Pamela Buffett, a través de su fundación, la Fundación Rebecca Susan Buffett. El esposo de Pamela Buffett, Fred “Fritz” Buffett, murió de cáncer de riñón en 1997. Fred Buffett fue primo hermano del inversionista Warren Buffett. La cantidad de la donación no ha sido revelada.

Hola Nebraska