Aunque ya se han retirado más de 200 millones de huevos, la peligrosa bacteria ha hecho estragos en nueve estados, dejando a su paso once hospitalizados