Bebidas hidratantes: ¿buenas o malas para tus niños?

Las bebidas hidratantes fueron diseñadas para los deportistas y ahora son muy populares entre todas las personas, incluso aquellas que no hacen ejercicio, pero la pregunta más preocupante es: ¿son seguras para niños y adolescentes?

 

Estas bebidas tan populares en el mercado fueron pensadas en los atletas de alto rendimiento, para ayudarles a reponer los líquidos perdidos durante sus entrenamientos a través del sudor, de forma más eficiente que el agua, según marcas como Gatorade.

Sin embargo, el adulto promedio, que no realiza ejercicio tan extenuante y que pertenece a la mayoría del grupo adepto a este tipo de bebidas, puede conseguir la hidratación óptima tomando sólo agua

El problema del azúcar

Cada 240 mililitros de este líquido contienen aproximadamente 30 miligramos de potasio, 110 miligramos de sodio y entre 14 y 21 gramos de azúcar, de acuerdo con el sitio La Guía de las Vitaminas. Esto es una cantidad menor para un refresco, pero aún así es un alto consumo de azúcar.

Mira también: 10 alarmantes efectos de consumir refresco de dieta

Esta cantidad de azúcar en la bebida que un niño puede consumir frecuentemente supone un riesgo alto de desarrollar obesidad infantil, problemas dentales, debido a la aparición de caries y un riesgo de desarrollar hiperactividad.
En 2016, la Organización Mundial de Salud (OMS) alertó que existían aproximadamente 41 millonesde niños menores de cinco años que padecían sobrepeso y obesidad, y la organización estima que esa cifra suba a 70 millones para el año 2025.

Otras enfermedades

Además, un alto consumo de sodio puede contribuir a desarrollar presión alta más adelante, y todas las enfermedades del corazón que deriven de esto, por ejemplo: daños en las arterias, accidentes cerebrovasculares y ataques cardiacos.

Mira también: 10 comidas de restaurantes que tienen mucha más azúcar de lo que crees

Sin embargo, estos no son los únicos problemas. Un estudio realizado en 2014 por la Universidad de Berkley, en California, determinó que las bebidas hidratantes pueden traer otros riesgos a la saludde los niños por los «nuevos» ingredientes que contienen.

«En lugar de promover la salud como se afirma en la publicidad, estas bebidas ponen en riesgo la salud de nuestros niños», afirmó a Berkley Public Health Patricia Crawford, la autora del estudio y directora del Centro para el Peso y la Salud de la universidad.

En la investigación, se analizaron 21 bebidas para deportistas que, entre otros ingredientes, tenían cafeína, edulcorantes no calóricos, guaraná, ginseng, gingko biloba, taurina y extracto de jengibre que prometen mejorar el rendimiento de los atletas.

Mira también: ¿Se puede seguir la dieta keto durante el embarazo? Esto dicen los expertos

De estos ingredientes, sólo el extracto de jengibre está clasificado como «seguro» para los niños por los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Pero el resto pueden ser nocivos para la salud de los adultos en grandes cantidades.

El estudio determinó que estas bebidas pueden ocasionar o aumentar el estrés, nerviosismo, ansiedad, dolores de cabeza, insomnio, temblores, alucinaciones, convulsiones, y reducir el rendimiento académico en los jóvenes.

«La comercialización de bebidas fortificadas como beneficiosas o para mejorar la salud es, en el mejor de los casos, prematura y, en el peor, engañosa«, dijo Crawford.

Lo que sí está recomendado para los niños

Lo correcto es limitar las bebidas hidratantes más simples (sin aditivos energizantes y edulcorantes) para cuando el niño presente un caso severo de deshidratación por diarrea o vómito, de acuerdo con Mayo Clinic.

Para el resto de los casos, además del agua simple, existen otras opciones para mantener hidratados a niños y jóvenes que son seguras y nutritivas, de acuerdo con Health Line:

– Agua combinada con frutas frescas sin azúcar adicional.

– Agua de coco.

– Batidos de frutas y verduras, sin azúcar adicional.

– Leche de vaca baja en grasa y sin azúcar.

– Leche de origen vegetal, como leche almendras, soya o arroz.

– Tés de ciertas hierbas, como limón, menta y manzanilla.