Parece que el lanzamiento de los nuevos modelos de iPhone no tuvo el resultado que Apple esperaba, pues a menos de un mes de su presentación, las reacciones positivas se han visto opacadas por una serie de quejas por parte de los usuarios que decidieron adquirir el iPhone XS o el iPhone XS Max.

Además de su exorbitante precio, en diversos foros se pueden leer que algunos dispositivos no se cargan cuando conectas el cable Lightning, otros mencionan que comienzan a cargarse hasta que enciendes el dispositivo, y los más catastróficos señalan que no se cargan nunca.

No te pierdas: Huawei se burló de Apple y lo hizo durante el primer día de ventas del nuevo iPhone.

Aunque Apple no ha reconocido este problema, todo apunta a que podría tratarse del software, ya que no todos los dispositivos experimentan esta situación y tampoco ocurre todo el tiempo, por lo que la solución podría llegar con la próxima versión de iOS 12.1.

 

Otra de las quejas recurrentes tiene que ver con la recepción en ciertas áreas, pues la señal también parece que se corta intermitentemente.

Una de las teorías es el cambio de Apple de los módems Qualcomm a los fabricados por Intel para los clientes de ciertas compañías como Verizon y Sprint.

Básicamente, esas personas que solían tener módems de Qualcomm podrían tener un peor servicio LTE en áreas apartadas, debido a una disputa de patentes que parece que nunca tendrá fin. Otros simplemente le echan la culpa al nuevo diseño de la antena y dicen que no se podrá arreglar.

Mira también: Un hacker se burla de Apple y compra 502 iPhones a 3 centavos de dólar.

Otras personas se están quejando de velocidades más lentas al usar WiFi con los nuevos iPhone XS. Este problema, sin embargo, parece ser un error relacionado con la forma en que el dispositivo cambia entre 2.4GHz y 5GHz.

Parece que sus teléfonos cambian de una red a otra y, en ocasiones, se quedan en la red más lenta de 2.4GHz. Afortunadamente, esto es algo que Apple puede solucionar en una actualización de iOS.

Finalmente, hay usuarios que se quejan de un exceso de suavizado de la piel en las fotos tomadas con la cámara del iPhone XS, especialmente con la cámara frontal.

 

Sin embargo, esto parece tener más relación con la reducción de ruido que el dispositivo aplica en imágenes con poca luz que con un filtro de belleza del que Apple no ha dicho nada.

El iPhone saca varias fotos a la vez, cada una con una velocidad de obturador más corta y un ISO más alto. El software Smart HDR combina estas imágenes y elimina el ruido, así que si te acercas a texturas rugosas puede ser que se pierda cierto contraste y que esas texturas parezcan más suaves. Afortunadamente puedes eliminar ese efecto si desactivas la opción de Smart HDR.

Lo cierto es que esta ola de quejas a solo unas semanas del lanzamiento no le viene nada bien a Apple, y en los próximos meses veremos si le afecta en las ventas, o se convierte en uno de los modelos más cotizados en la historia de la compañía.