El inmigrante mexicano de 92 años fue atacado sorpresiva en la ciudad de Los Angeles sin otro motivo aparente que odio racial