Arrestan a pareja que gastó cientos de miles de dólares que aparecieron en su cuenta bancaria

Tiffany y Robert Williams se habían vuelto medianamente ricos de la noche a la mañana y pensaron que nunca tendrían que pagar un solo centavo de los 120.000 dólares que habían aparecido en su cuenta compartida en el banco BB&T y que habían gastado.

 

Pero lo cierto fue que ni la dicha ni el dinero les duró. En apenas dos semanas y media, los residentes de Montoursville, en Pensilvania, gastaron el monto que les había sido transferido por error y terminaron arrestados.

Una parte del dinero fue utilizada para pagar cuentas pendientes mientras que otra fue dada como entrada para un Chevrolet SUV. Con el dinero restante también adquirieron un carro de carreras, un remolque y una caravana, aunque tampoco olvidaron a sus amigos más necesitados, a quienes les regalaron 15.000 dólares.

Cuando la transferencia llegó equivocadamente a su cuenta, la pareja sabía que el dinero no les pertenecía y, sin embargo, no llamaron al banco y prefirieron gastarlo. Ahora enfrentan las consecuencias de sus actos.

Según la página web Williamsport Sun-Gazzette, ambos fueron procesados con cargos por recibir propiedad robada y por delitos graves de robo. Un juez los liberó hasta el momento de juicio con una fianza de 25.000 dólares cada uno.

Antes de iniciar el proceso junto a la policía, los agentes del banco aseguraron que trataron de comunicarse con la pareja para informarles que el dinero realmente pertenecía a la empresa Dimension Covington Investment LCC y que “serían responsables de retornar todos los fondos”.

Sin embargo, semanas después del intento Tiffany les dijo a los oficiales del banco que “no tenía el dinero porque había pagado sus cuentas” y que su esposo había gastado gran parte del dinero comprando un carro, aunque esperaba “llegar a un acuerdo de pago”.

Antes de que el dinero fuera depositado, el matrimonio tenía un balance de 1.121 dólares en su cuenta y después de que el banco retirara los fondos, se quedaron con un sobregiro de cientos de miles de dólares.

En entrevistas separadas con las autoridades a finales de julio, ambos admitieron que el “dinero no les pertenecía, pero que lo gastaron de todos modos”.h

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter