La Selección Argentina prefiere dejar en el pasado la controversia generada por la cancelación de su amistoso con Israel y concentrarse en la preparación para el Mundial de Rusia, señaló este miércoles un portavoz de la AFA.

“Argentina tiene la Copa del Mundo a siete días. Debemos enfocarnos en lo realmente importante”, señaló un portavoz de la Asociación de Futbol de Argentina (AFA).

Horas después de conocerse la cancelación del encuentro, los hombres dirigidos por Jorge Sampaoli entrenaron con normalidad en las instalaciones del FC Barcelona, donde se preparan desde el 31 de mayo antes de viajar a Rusia.

En los alrededores del recinto había una quincena de aficionados y ni rastro de los manifestantes propalestinos que el martes mostraron camisetas argentinas con el dorsal 10 de Lionel Messi manchadas de rojo simulando sangre.

Ningún futbolista hizo declaraciones ni tampoco ningún dirigente de la AFA a pesar de las especulaciones sobre una conferencia de prensa del presidente Claudio Tapia en su hotel de Barcelona.

“No tenemos nada de ello. Ya se dará por finiquitada la cuestión”, señaló el portavoz de la AFA.

Tras varios días de controversia, el martes se conoció la anulación del amistoso programado para el sábado en Jerusalén entre Argentina e Israel, el último partido preparatorio de la albiceleste antes de la Copa del Mundo.

En Barcelona, el grupo activista “Basta de complicidad con Israel”, que había organizado la protesta del martes y tenía previsto otra manifestación este miércoles ante el hotel, agradeció “el gesto de empatía hacia el pueblo palestino”.

“La Selección Argentina y Messi serán recordados por decir ‘no en nuestro nombre’ y ponerse del lado correcto de la historia”, señalaron en un comunicado en Facebook, llamando a concentrarse pero para agradecer la cancelación del encuentro.

Entre los escasos aficionados argentinos en el centro de entrenamiento de la selección, también había cierta satisfacción.