Las vallas dicen con ironía que, al tratarse de un estado santuario, los pandilleros de la MS13 son bienvenidos; ninguna persona o entidad se ha adjudicado su autoría