AMLO desafía a Trump tras la amenaza de subir aranceles y dice a los mexicanos que “va a rectificar”

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se mostró este viernes confiado en que Estados Unidos rectificará sus medidas arancelarias anunciadas por el jefe de la Casa Blanca, Donald Trump, como castigo por el continuo flujo migratorio.
«Les digo a todos los mexicanos que tengan confianza, que vamos a superar esta actitud del Gobierno de Estados Unidos y que van ellos a rectificar, porque México no merece un trato como el que se quiere aplicar», señaló el mandatario desde el Palacio Nacional.
En la habitual conferencia matinal reiteró que México no caerá en «ninguna provocación» y que no se contestará «a la desesperada» ante esta decisión de Trump que tendría consecuencias sobre la economía mexicana. 

 

“Pensamos que todos los conflictos en las relaciones bilaterales deben de enfrentarse con el diálogo, con la comunicación; no conduce a nada bueno el uso de medidas coercitivas, tenemos que actuar con prudencia. Existen relaciones de amistad con el pueblo de Estados Unidos, y también relaciones económicas comerciales, culturales, y compartimos más de 3 mil km de frontera”….. “Estamos obligados a actuar con mucha prudencia y vamos a insistir mucho en el diálogo”

También dijo que esta medida no detiene el proceso que ya se tiene en el Senado mexicano para ratificar el TMEC.

La nueva reacción de AMLO se produce después de que Trump anunciara ayer que impondrá aranceles del 5% a todos los productos que ingresen por la frontera con México como una medida de castigo por los migrantes sin documentos que cruzan desde el país vecino. 

El Gobierno mexicano reaccionó de inmediato diciendo que enviará a su canciller a Washington, D.C. este viernes.

Los aranceles entrarían en vigor el 10 de junio, según el anuncio en la cuenta de Twitter de Trump. Y podrían aumentar hasta un 25%, nivel al que permanecería si la inmigración indocumentada no se reduce.

“Los aranceles se incrementarán gradualmente hasta que el problema de la inmigración ilegal sea remediado… en ese momento las tarifas serán removidas. Detalles de la Casa Blanca a continuación”, escribió el mandatario.

AMLO respondió al tuit de Trump por medio de una carta: “No quiero la confrontación”, inició la carta. “Usted sabe también que nosotros estamos cumpliendo con nuestra responsabilidad de evitar, en la medida de lo posible y sin violentar los derechos humanos, el paso por nuestro país”.

“Presidente Trump: los problemas sociales no se resuelven con impuestos o medidas coercitivas”, agregó López Obrador. “La estatua de la libertad no es un símbolo vacío”.

AMLO, como lo llaman por sus siglas, también dijo que no le faltaba valor, “que no soy cobarde ni timorato sino que actúo por principios”.

Y en un llamado al diálogo, pidió a Trump que recibiera al canciller mexicano, Marcelo Ebrard,quien se trasladará a la capital estadounidense.

Por su parte, Trump antes había dicho que correspondería exclusivamente a las autoridades estadounidenses determinar cuándo podrían eliminarse los aranceles.

Los aranceles aumentarían a un 10% el 1 de julio; a 15% el 1 de agosto, a 20% el 1 de septiembre y finalmente a 25% el 1 de octubre.

En un comunicado, la Oficina de Prensa de la Casa Blanca describió la situación en la frontera como una “invasión”. 

“Como todo mundo sabe, Estados Unidos está siendo invadido por cientos de miles de personas que vienen de México y que entran en nuestro país ilegalmente”, se lee en el comunicado.

El texto continúa criticando a México por su “pasividad” para permitir que “esta incursión masiva” amenace la seguridad de Estados Unidos. Repitiendo las palabras de Trump, se asegura que “México tiene leyes de inmigración muy fuertes que podrían detener el flujo ilegal de inmigrantes, incluido regresándolos a sus países de origen”.

Este jueves, Trump había dicho que haría una declaración sin precedentes en relación con la frontera. En su mensaje había advertido que no se trataría de un cierre de los pasos fronterizos, pero sí “el mayor anuncio” que jamás haya hecho.

EL FUTURO DEL T-MEC

No está del todo claro cómo afectará esta medida unilateral la ratificación del T-MEC (USMCA, en inglés), el acuerdo de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá.

Este jueves, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, pidió al Senado de su país que ratificara el acuerdo. Ninguno de los tres mandatarios lo ha firmado todavía.

El subsecretario para América del Norte del Gobierno de López Obrador, Jesús Seade, criticó la medida enérgicamente.

Es algo desastroso, esa amenaza llevada a la acción sería gravísima y México no se quedará con los brazos cruzados cuando está en proceso de ratificación del T-Mec”, dijo Seade, según recogieron medios mexicanos.

Sin embargo, Seade dijo, según retomó el diario Milenio, que habría que esperar a ver cuáles serían las acciones de Trump. “El presidente Trump suelta muchos tuits y muchos son superados por otro tuit al día siguiente. Algunos llevan acción, yo prefiero guiarme por las acciones”.

OTRAS REACCIONES

Durante una llamada con periodistas, el secretario Seguridad Nacional interino, Kevin McAleenan, y el jefe de Gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, insistieron en que México puede y debe hacer más para reducir significativamente el flujo de inmigrantes indocumentados hacia la frontera.

Mulvaney minimizó las consecuencias que esto podría tener en la ratificación del T-MEC. “Los dos no están ligados para nada. Estas no son tarifas por una disputa comercial. Son tarifas como parte de un problema migratorio”, dijo.

McAleenan desestimó las afectaciones que tendrían los consumidores, por una posible alza de los precios de los productos importados desde México. «Los estadounidenses están pagando por esto ahora mismo, la inmigración ilegal tiene un costo y los contribuyentes estadounidenses están pagando por lo que está ocurriendo en la frontera».

Analistas consultados por Noticias Telemundo destacaron que la medida de Trump podría ser impugnada ante la Organización Mundial del Comercio, donde México tendría ventaja, según el consultor Federico de Jesús, ex portavoz de la líder demócrata Nancy Pelosi.

La oficina del representante comercial estimó que las importaciones estadounidenses de bienes de México totalizaron 346.500 millones de dólares el año pasado, lo que convirtió al vecino del sur en el segundo mayor proveedor de bienes en 2018. Los productos agrícolas fueron el sector más grande, con un total de 26.000 millones de dólares, o casi el 8% .

Normalmente, el Congreso, no el presidente, tiene la autoridad para aumentar los impuestos y aranceles, pero el presidente puede hacerlo declarando circunstancias especiales que constituyen una amenaza para la seguridad nacional.

Esa es la base bajo la cual Trump elevó los aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio en otros países, además de México y Canadá en marzo de 2018, que recientemente eliminó.

Trump siempre ha argumentado que lo que él llama inmigración ilegal es una amenaza existencial para la nación.

 

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter