Al menos 21 muertos tras enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y supuestos narcos en el norte de México

Al menos 21 personas murieron entre este sábado y la madrugada del domingo en enfrentamientos entre agentes de las fuerzas de seguridad y supuestos narcotraficantes en el estado mexicano de Coahuila, a pocas decenas de millas de la frontera con Texas, según las autoridades.

Primero, un grupo armado asaltó este sábado por la mañana la localidad de Villa Unión, según el gobierno de Coahuila. Tras un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad, murieron diez civiles armados y cuatro policías.

Posteriormente, los atacantes supervivientes huyeron. A lo largo de la madrugada, otros siete fueron abatidos, reza un comunicado de las autoridades.

La nota agrega que los agentes seguían persiguiendo a los presuntos integrantes de la banda, que atacó el municipio de Villa Unión tras atacar un convoy de camionetas.

El gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme dijo que el grupo armado entró al pueblo de 3.000 habitantes y atacó oficinas públicas locales, propiciando la intervención de las fuerzas estatales y federales. En las calles quedaron abandonadas unas camionetas llenas de balas con las iniciales C.D.N., iguales a las del Cartel del Noreste.

Videos del tiroteo que fueron publicados en las redes sociales al filo de las 11.30 am de este sábado, hora local, mostraron vehículos quemados y la fachada del municipio de Villa Unión llena de balas. En los videos se puede escuchar balazos y se ve gente corriendo asustada diciendo a sus amigos que se quedaran dentro.

La localidad atacada está situada a unas 35 millas (60 kilómetros) de la frontera con Texas (Estados Unidos), según informaron medios locales.

Seis policías resultaron heridos en el enfrentamiento del sábado. Ya se encuentran fuera de peligro, mientras que varias personas podrían seguir en paradero desconocido. Al parecer, los agresores se llevaron a otros civiles para que les orientaran en su huida de la ciudad.

El gobernador explicó que el CDN intenta diariamente entrar en Coahuila e hizo un llamamiento a la población. “Quiero hacer un llamado a la calma, no vamos a permitir el reingreso del crimen a la entidad. Utilizaremos la fuerza del estado mexicano para enfrentar este tipo de delitos”, aseguró.

Previamente, la Secretaría de Seguridad Pública de Coahuila había informado “de forma preliminar hasta el momento” de la muerte de cinco civiles armados del CDN abatidos por elementos de seguridad.

Narcedalia Padrón Arizpe, alcaldesa de Villa Unión, informó que antes del mediodía “empezaron las ráfagas y a escucharse explosivos de granadas” por todo el poblado. Padrón Arizpe mencionó que tiene reportes de intercambio de disparos en otros municipios de la región.

En su comunicado, la Secretaría de Seguridad indicó que ante acciones como la registrada “responderá con toda la fuerza” y ratificó “que el combate a grupos delincuenciales es permanente”. “No se permitirá que estas bandas ingresen a territorio del estado”, enfatizó el texto oficial.

Las autoridades pidieron a la población que permaneciera en sus viviendas para evitar cualquier riesgo, y a los ciudadanos que transiten hacia esa comunidad a que por el momento eviten ingresar a ella y atiendan las indicaciones en los filtros instalados en las vías de comunicación”.

El actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, asumió el cargo hace un año prometiendo pacificar el país después de más de una década de violencia alimentada por pandillas. Una serie de fallas de seguridad recientes ha generado dudas sobre la estrategia de la administración de izquierda.

Las críticas se han centrado en la masacre del pasado 4 de noviembre de nueve mujeres y niños de origen estadounidense y mexicano de comunidades mormonas en el norte de México, y la liberación por parte de las fuerzas armadas de un hijo capturado del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán bajo la presión de pistoleros del cartel en la ciudad de Culiacán.

Coahuila tiene un historial de violencia de pandillas, aunque el total de homicidios en el estado que limita con Texas está muy por debajo de donde estaba hace siete años. Las cifras nacionales de homicidios están alcanzando niveles récord.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter