Una adolescente que arrojó a su hija recién nacida por la ventana de un segundo piso de su departamento se enfrenta a la libertad condicional y deberá pasar un tiempo en una casa grupal.

Antonia Lopez de 16 años, fue acusada inicialmente como un adulto pero luego su caso fue llevado al tribunal de menores.

El caso sucedió el 1 de octubre pasado cuando las tripulaciones de emergencias fueron llamados a los apartamentos Kellom-Knolls, cerca de la Avenida 25 y la calle Cuming.

En la investigación se pudo comprobar que la adolescente acababa de dar a luz a un bebé prematuro y ante la desesperación lo había arrojado por la ventana. Ella le contó lo sucedido a su madre y la abuela salió de inmediato para allí encontrar a la pequeña en el pasto.

Los paramédicos hicieron todo lo posible por intentar salvarle la vida pero la bebé fue declarada muerta al llegar al hospital.

Según los fiscales las acciones de la adolescente no fueron planeadas, es por eso que decidieron trasladar su caso al juzgado de menores.