Cientos de personas protestaron en varias ciudades del país para acabar con la separación de familias inmigrantes en la frontera