Activista Scott Warren absuelto de albergar inmigrantes

Un tribunal absuelve a un activista acusado de ayudar a dos migrantes ilegales a esconderse

Una corte de distrito de Arizona absolvió este miércoles a Scott Warren, un activista acusado de “albergar ilegalmente” a dos inmigrantes ilegales a los que brindó ayuda con agua, comida y asistencia médica.

En el caso de que este tribunal lo hubiera considerado culpable, Warren, de 37 años, podría haberse enfrentado a una condena de hasta diez años de cárcel por cada uno de los dos cargos que se le atribuyeron.

El activista y profesor de la Universidad de Arizona fue detenido en enero de 2018 en un campamento de la organización humanitaria No Más Muertes cerca de Ajo, en el mismo estado, tras una redada de la Patrulla Fronteriza, cuando las autoridades hallaron a dos migrantes centroamericanos albergados allí desde hacía varios días.

Una de las actividades de este grupo es evitar que inmigrantes mueran en el desierto de Arizona, por el que muchos intentan acceder a Estados Unidos, dejándoles agua y prestándoles socorro si lo necesitan.

Un primer juicio a Warren fue declarado nulo el pasado junio por falta de acuerdo en el jurado que tenía que deliberar sobre las acusaciones que se le dirigieron tras varias horas de debate

Este miércoles, en cambio, el jurado de la corte de distrito de Tucson llamado a tomar una decisión al respecto en un segundo juicio tardó solo unas dos horas en determinar que Warren es inocente.

La noticia fue recibida con júbilo y aplausos de voluntarios y miembros de la comunidad que se encontraban en el exterior del tribunal.

Al salir de la corte, Warren dijo que este proceso que enfrentó sirvió en parte para tratar de educar a otros sobre la crisis y la necesidad de ayuda humanitaria en frontera. “El gobierno fracasó en su intento de criminalizar la bondad humana primaria”, declaró.

También indicó que la necesidad de ayuda humanitaria continúa y que de hecho se ha incrementado desde su arresto.

Argumentos de la defensa y de la acusación

Greg Kuykendall, un abogado que defendió a Warren, dijo que el jurado del segundo juicio a su asistito siguió la ley detalladamente. “Analizaron la evidencia”, dijo. “Prestaron mucha atención cuando expusimos nuestros argumentos de defensa, y mientras la fiscalía presentó su caso, y decidieron que la ayuda humanitaria no siempre es un delito, como el gobierno hubiese querido que fuera”.

Por su lado, Michael Bailey, fiscal para Arizona, dijo que se sentía decepcionado con el veredicto, pero prometió continuar con los procesos a las personas que albergan y trafican inmigrantes y aquellos que logran entrar en Estados Unidos a través de la frontera.

El Departamento de Justicia argumentó en el proceso que Warren intentó proteger a los indocumentados centroamericanos y evitar que fueran arrestados por la Patrulla Fronteriza, así como de brindarles indicaciones sobre qué ruta debían tomar para evitar los retenes de inmigración.

“Lo que necesitaban era un lugar para esconderse, y eso es lo que el acusado les dio, y esa es una intención de violar la ley”, dijo el fiscal Nathaniel Walters.

La defensa indicó que Warren solo cumplía con sus convicciones sobre la necesidad de brindar ayuda humanitaria a los dos inmigrantes irregulares cuya presencia en Arizona fue detectada por la Patrulla Fronteriza, quienes llegaron al campamento de No Más Muertes con severas llagas en sus pies, así como que les dio agua, comida y asistencia médica.

Warren y sus partidarios mantienen que la administración del presidente, Donald Trump, ha puesto bajo un escrutinio cada vez más estricto a los grupos humanitarios que dejan agua en el desierto y realizan operaciones de búsqueda y rescate cuando se les pide que ayuden a encontrar a algún migrante desaparecido.

La Patrulla Fronteriza estuvo investigando el campamento de No Más Muertes durante meses, según documentos publicados después de que algunos medios de comunicación solicitaron obtenerlos.

En el juicio, Warren se defendió de las acusaciones alegando que su trabajo en la frontera se basa en el criterio de la neutralidad y que él no proporciona información a los migrantes para que salten la ley. El juez federal que supervisó el juicio en su contra le prohibió mencionar a Trump.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter