5 maneras en las que el estado de ánimo de los padres afecta a los hijos

Preocuparse por la educación de los hijos, la economía del hogar y la relación con la pareja puede llegar a ser abrumador, y además de esto un nuevo estudio reveló que, si los padres no controlan sus estados de ánimo, son depresivos, violentos o muy estresados, pueden llegar a afectar a los hijos de diferentes maneras.

 

Un estudio realizado recientemente por la Universidad de Michigan y publicado en la revista Early Childhood Research Quarterly y Infant and Child Development, advierte sobre el fuerte vínculo entre el estado de ánimo de los progenitores y el desarrollo en diferentes niveles de sus hijos.

La investigación se realizó con la participación de 730 familias, principalmente de bajos ingresos, usando cuestionarios que les pedían a los participantes que calificaran afirmaciones como «Me siento atrapado por mis responsabilidades como padre» o «A veces siento que no le gusto a mi hijo” y luego de observar su dinámica familiar los especialistas pudieron hacer sus conclusiones.

Estas son 5 maneras en las que el desarrollo de los niños es influenciado por el estado de ánimo de papá y mamá:

1. Retraso en el lenguaje

Los especialistas encontraron que los problemas emocionales de los padres generan un retraso del lenguaje en los pequeños. Esta dificultad es más notoria a los 3 años, edad en la que los niños ya deberían poder formar sus primeras oraciones y comunicarse de manera eficiente.

2. Problemas de conducta

El estudio encontró que la salud mental de las madres y los padres en general tenía un efecto igualmente significativo en los problemas de conducta entre los niños pequeños. Principalmente esto se debe a la imitación, cuando los niños ven violencia y situaciones estresantes en casa lo reproducen en sus juegos o durante su estadía en la escuela.

3. Interacción social

La depresión de los padres durante la infancia de sus hijos tuvo más influencia en las habilidades sociales de los niños que los problemas emocionales de las madres.

Esto generó todo un cambio en lo que se pensaba anteriormente, así lo explicó Claire Vallotton, profesora asociada de desarrollo infantil en la Universidad Estatal de Michigan: “Existe toda una idea que surgió de investigaciones anteriores de que los papás realmente no tienen efectos directos en sus hijos, que las madres son las que afectan el desarrollo de sus hijos. Pero aquí mostramos que los padres realmente tienen un efecto directo en los niños, tanto a corto como a largo plazo”.

4. Problemas de aprendizaje

Los niños que formaron parte del estudio, con padres depresivos o que tienden a cambiar de humor repentinamente, tuvieron calificaciones bajas en sus pruebas cognitivas.

5. Relación con los padres

Cuando los padres no tienen un control sobre sus emociones afectan directamente el vínculo con sus hijos. Los pequeños suelen adoptar el papel de sostén emocional, si tienen hermanos menores se convierten en sus protectores y guías y esto daña la relación con los progenitores. Los niños pueden crecer con resentimiento hacia papá y mamá.

La conclusión de la investigación es muy simple: “Usted es importante para sus hijos, por lo que debe cuidarse. Los padres no deben sentir que son ‘menos varoniles’ porque necesiten ayuda emocional”.