FOTO: Accidente en Freemont, San Francisco, con múltiples víctimas. La policía dice que el conductor estaba bajo el efecto de la marihuana/AP

 

El número de accidentes de tránsito en cuatro de los estados donde se ha legalizado el uso recreativo de la marihuana ha aumentado hasta un seis por ciento, revelaron un par de nuevos estudios.

Los nuevos informes no prueban que exista un riesgo directo causado por el uso de la marihuana entre los conductores, pero levantan señales de alarma, especialmente porque no hay una manera fácil de someter a prueba a los conductores para asegurarse de que estén bajo la influencia del THC, el ingrediente activo de la marihuana, dijo David Harkey, presidente del Instituto de Seguros para la Seguridad de las Carreteras.

“Ciertamente es temprano”, dijo Harkey a NBC News. Pero, advirtió, “estamos viendo una tendencia en la dirección equivocada”.

 

Actualmente 30 estados han legalizado el uso de la marihuana con fines médicos, y Oklahoma es el más reciente en unirse a la lista. Nueve estados y el Distrito de Columbia han legalizado el uso recreativo. Una encuesta de Gallup muestra un 64 por ciento de apoyo público y se espera que se sumen más estados, incluido Michigan, donde el uso recreativo está en la boleta electoral de noviembre.

Desde que comenzó la ola de legalización, los expertos en seguridad y salud han estado tratando de medir la influencia potencial en la seguridad de las carreteras, aunque los resultados hasta ahora han sido inconsistentes y, en algunos casos, contradictorios.

Pero este es el segundo año consecutivo en el que el IIHS encontró una tendencia preocupante. Hace un año, el grupo sin fines de lucro analizó tres estados, Colorado, Oregón y Washington. Este año, agregó Nevada a la lista. Harkey dijo que el IIHS también examinó los datos de accidentes de carretera en los estados circundantes para tratar de tomar en cuenta factores como el clima y la economía.

Los estudios analizaron informes de la policía y reclamos de seguros; los choques aumentaron entre 5.2 por ciento y 6 por ciento en los estados con marihuana recreativa legalizada en comparación con los estados vecinos donde dicho uso seguía siendo ilegal.

El IIHS también realizó un estudio en la calle sobre el consumo de marihuana y encontró algo que Harkey dijo que consideraba particularmente preocupante. Mientras que los que están bajo la influencia del alcohol tienden a conducir solos o con otros adultos, alrededor del 14 por ciento de los que confirmaron estar usando marihuana tenían un niño en su vehículo.

Eso refleja el hecho, agregó, de que el consumo de marihuana no se limita a las tardes y otras ocasiones en que los adultos tienen más probabilidades de beber y de consumir alcohol.

Lo que no está claro es si eso refleja el uso creciente de la marihuana recreativa o el consumo de marihuana medicinal para tratar problemas como el dolor o el glaucoma, algo que un paciente puede necesitar.

Harkey advirtió que hay límites a lo que muestran los estudios. Existe una “correlación”, que refleja el hecho de que los choques aumentaron una vez que la marihuana se volvió legal, pero eso no es lo mismo que “causalidad”, agregó, lo que significa que otros factores invisibles podrían estar en juego.

Eso podría ayudar a explicar por qué los estudios anteriores a menudo han estado en conflicto por los efectos de la marihuana en la seguridad en las carreteras. Uno, publicado por la Universidad de Colorado en 2014, mostró un aumento en el número de muertes relacionadas con conductores drogados. Pero un estudio realizado por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras en Virginia un año después, no encontró un aumento claro en el riesgo de esos sucesos.

Parte del problema es que es difícil medir con precisión cómo la marihuana impacta a los conductores. “Muchos estudios, utilizando una variedad de métodos, han intentado estimar el riesgo de conducir después de consumir marihuana”, informó un informe de la NHTSA al Congreso el año pasado.

“Si bien es útil identificar cómo la marihuana afecta el desempeño de las tareas de conducción, los estudios experimentales y de observación no se prestan para predecir el riesgo de choque en el mundo real”.

La policía tiene un desafío particularmente difícil debido a la forma en que la marihuana actúa en el cuerpo. Los niveles de alcohol en la sangre proporcionan una correlación directa que muestra cuánto ha tenido que beber un automovilista, y esos niveles disminuyen rápidamente a medida que alguien se pone sobrio.

Pero mientras los niveles de THC aumentan después de fumar hierba o consumir un producto comestible con ese componente, el ingrediente psicoactivo permanece en el cuerpo durante semanas, mucho después de que haya dejado de tener algún impacto.

Con tantos estados más dispuestos a permitir el uso de la droga, Harkey dijo que los reguladores, las autoridades policiales y las autoridades médicas deben abordar el “desafío” y encontrar mejores formas de determinar cuándo un conductor podría estar operando bajo la influencia de la marihuana.