La fiscal general de Florida, Pam Bondi, en febrero de 2018/AP

Este jueves, la fiscal general de la Florida anunció que está iniciando una investigación sobre posibles abusos sexuales en el seno de la Iglesia Católica , lo que convierte a ese estado en el decimotercero de una investigación mucho más grande en todo el país.

“Cualquier sacerdote que se valga de una posición de poder y de confianza para abusar de un niño es una desgracia para la iglesia y una amenaza para la sociedad”, resaltó la procuradora general Pam Bondi en un comunicado.

La Oficina del Fiscal General coordinará su investigación con los fiscales locales y revisará los registros de las siete diócesis católicas de Florida. También ha abierto una línea telefónica al servicio de las víctimas.

Durante una conferencia de prensa este jueves, Bondi enfatizó en que su oficina emitirá “de inmediato” citaciones a las diócesis, al tiempo que los obispos del estado han prometido cooperación con la investigación.

Relacionado: Habla una de las víctimas latinas de abuso sexual en la Iglesia Católica

Bondi hizo un llamado a las víctimas de todo el país que puedan haber sufrido abusos en Florida a usar la línea telefónica habilitada al respecto para que se comuniquen con su oficina.

“Queremos escuchar su historia -dijo la fiscal general-. Queremos ayudarlo, si usted ha sido abusado. Así puede evitar que esto le suceda a otros niños”.

La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de parte de NBC News.

NBC News sí se comunicó con las oficinas del procurador general en los 50 estados y el Distrito de Columbia y comprobó que al menos 13 estados están investigando denuncias de abuso sexual en la iglesia o están a punto de iniciar una investigación.

Además de Florida, las autoridades de Arkansas, Illinois, Pennsylvania, Maryland, Michigan, Missouri, Nebraska, New Jersey, New York, Vermont y Vermont le aseguraron a NBC News que investigan presuntos abusos sexuales relacionados con la iglesia.

A fines de septiembre, investigadores estatales de Michigan se refirieron a su investigación, luego de responder a una solicitud de libertad de información por parte de WOOD-TV, canal afiliado de NBC. La investigación de Michigan, que echó a andar desde agosto pasado, abarca las siete diócesis de Michigan, según el informe de WOOD-TV.

Relacionado: Fiscalía de NY emite citaciones a todas las diócesis católicas del estado

“Mi departamento y esta investigación descubrirán quién sabía qué y cuándo”, declaró en un comunicado el fiscal general de Michigan, Bill Schuette.

Este miércoles, oficiales de policía de Michigan llevaron a cabo órdenes de registro y confiscaron “archivos del clero” en las siete diócesis estatales, como parte de la investigación de Schuette, según las diócesis.

En un comunicado, la Arquidiócesis de Detroit informó que cooperó completamente y describió las órdenes de registro como “una parte esperada de este proceso”.

Raquel Coombs, portavoz del fiscal general de Maryland, Brian Frosh, le dijo a NBC News que su oficina tiene la política de nunca confirmar o negar las investigaciones. Sin embargo, en septiembre, el arzobispo de Baltimore, William Lori, le dijo al clero que Frosh investigaría los registros relacionados con abusos sexuales a menores.

“Está claro que somos una iglesia en crisis y que la crisis es de confianza”, expresó Lori en el comunicado en el que anunciaba la investigación.

Por su parte, el fiscal general de Kentucky, Andy Beshear, trabaja ahora mismo en los casos de sobrevivientes de abuso individual, de acuerdo con el vicefiscal de Beshear, Michael Brown.

Sin embargo, los legisladores de Kentucky y los fiscales estatales están preparando una legislación que le permitiría convocar a un gran jurado.

Un amplio informe de un gran jurado de Pennsylvania publicado en agosto mostró que 300 sacerdotes en ese estado habían abusado de más de mil niños durante 70 años. Después de la liberación de esta información, los principales fiscales de otros estados le informaron a NBC News que estaban abriendo investigaciones.

La investigación de Pennsylvania continúa, de acuerdo con la oficina del fiscal general, aunque 14 fiscales generales de ese estado dijeron que no pueden confirmar ni negar ninguna investigación.

Pero varios de los que no investigaron activamente criticaron ante NBC News el manejo del tema por parte de la Iglesia Católica, expresando su apoyo al informe de Pennsylvania e implorándole a las víctimas que buscaran justicia.

“La Iglesia Católica ha demostrado ser incapaz de proteger a los vulnerables en su rebaño del asalto sexual por parte de sus santos líderes, y nuestra oficina está muy preocupada por proteger a aquellos de nuestros ciudadanos que sean vulnerables a los abusos”, dijo la fiscal general de Colorado, Cynthia Hoffman, en un comunicado.

Hoffman dijo que no tiene investigaciones activas sobre la Iglesia Católica, y que bajo la ley estatal la oficina del fiscal general tiene poco margen para investigar de forma independiente.

Colorado y Kentucky se encuentran entre los estados donde los fiscales generales carecen de la jurisdicción para realizar investigaciones de forma independiente, y no se les permite convocar a un gran jurado similar al que produjo el informe de Pennsylvania.

El poder para convoca a grandes jurados y, a menudo, para investigar de manera independiente la actividad criminal, recae en los fiscales locales en muchos estados, no en los fiscales generales.

En Nueva York, la procuradora general Barbara Underwood citó a principios de septiembre a sus ocho diócesis como parte de una investigación civil. Ese mismo día, el fiscal general de Nueva Jersey, Gurbir Grewal, anunció la creación de un grupo de trabajo estatal para examinar los abusos en la Iglesia Católica.

Los fiscales de Vermont entraron en acción luego de que BuzzFeed News publicara un impactante informe que detallaba décadas de maltrato infantil por parte de monjas católicas en el orfanato de St. Joseph, en Burlington, según la oficina del fiscal general.

A principios de septiembre, el fiscal general de Nuevo México envió comunicaciones a las diócesis del estado, al tiempo que en paralelo se les enviaban cartas a los sacerdotes nombrados en el informe de Pennsylvania para exigirles la entrega de documentos de la iglesia, incluidos archivos completos personales para docenas de clérigos. De acuerdo con estas misivas, las diócesis católicas tienen hasta el viernes para entregar estos documentos.

Según la fiscal general de Illinois, Lisa Madigan, al menos siete sacerdotes nombrados en el informe de Pennsylvania tienen conexiones con su estado.

En un comunicado, Madigan aseguró que esperaba que las seis diócesis de Illinois cooperaran con su investigación.