Al menos 22 son las personas confirmadas que han perdido la vida y otras 50 resultaron heridas en lo que la primer ministro británica Theresa May llamó “un atroz ataque suicida” luego del concierto de Ariana Grande el lunes por la noche en el Manchester Arena.

La Policía de Manchester dijo que el incidente estaba siendo tratado como un ataque terrorista. Un alto funcionario de la Casa Blanca dijo que el presidente Donald Trump, que está en una visita a Jerusalén, había sido informado.

La policía dijo que la explosión tuvo lugar fuera del estadio arena, que está cerca de la estación de tránsito Manchester Victoria una vez finalizado el concierto a eso de las 10:35 pm hora local.

Ian Hopkins, jefe de policía de la Policía de Greater Manchester, dijo que los investigadores estaban coordinando con la inteligencia británica.

“Esto es claramente un momento muy preocupante para todos”, dijo en una breve rueda de prensa la mañana del martes.

Varios altos oficiales de EE.UU. informados por las autoridades británicas dijeron que las pruebas forenses en la escena – que incluye un cuerpo encontrado en el lugar de la explosión – indica que se trató de un ataque suicida.

Horas mas tarde se identificó al atacante como Salman Abedi de 23 años, nacido en Manchester y es hijo de una pareja de refugiados libios que huyeron de la dictadura de Muamar Al Gadafi.

Hola Nebraska