El gobierno norteamericano aún no sabe exactamente dónde se encuentran estos menores.